FUEGOS DEL SUR

PSICOANÁLISIS EN MOVIMIENTO

revista de psicoanálisis y poesía

 

FUEGOS DEL SUR

PSICOANÁLISIS EN MOVIMIENTO

revista de psicoanálisis y poesía

 

Septiembre-Octubre 2017

 



Poesía Antonin Artaud, Delmira Agustini, Rodolfo Alonso, Francisco Romano Pérez, Jorge Alegret, Rolando Revagliatti, Eleonora D'Alvia, Gladys Cepeda, Jeuroz, Ulises Varsovia, Ana Romano, Víctor Hugo Ibáñez. Ensayos ASÍ HABLABA CAÑUQUEO
por Fernando Ulloa
POETA DEL CINE
por Juan Eugenio Rodríguez
...ERRANCIA FECUNDA
por Juan Eugenio Rodríguez SUPERYÓ Y RENUNCIA PULSIONAL
por Eleonora D'Alvia PSICOANÁLISIS Y PENSAMIENTO CRÍTICO por Luis Langelotti Entrevistas RICARDO ROJAS AYRALA: sus respuestas y poemas. Entrevista realizada por Rolando Revagliatti Videos "Bailarín en la oscuridad" Jeuroz'17 "La reclusa del verbo" Jeuroz'17 Obras (técnica mixta)
"Tempestad Rebelión" Jeuroz '17
"Curvaturas" Jeuroz'17
"Hormiguero" Jeuroz'17 "KE" Jeuroz'17
"El rechazo de lo femenino" Jeuroz '16 Libros
"Hacia los costados del silencio" 
Eleonora D'Alvia - Ediciones Fuegos del Sur "El uso de la palabra" Poesía Reunida 1956-1983 
Rodolfo Alonso - Editorial Eduvim "Trompifai" 2da. edición electrónica (corregida en PDF) de Rolando Revagliatti. 
Diseño Web: Fuegos del Sur/Jeuroz 2017

 

SUMARIO Septiembre - Octubre

 

 SUSCRIPCIÓN GRATUITA
Puede solicitar su suscripción gratuita al boletín de Fuegos del Sur, enviando un correo a: fuegosdelsur@gmail.com con Asunto: Suscripción Fuegos del Sur se publica en Internet desde Marzo de 2003

"HACIA LOS COSTADOS DEL SILENCIO"
de Eleonora D'Alvia 
Ediciones Fuegos del Sur - Colección Poesía/Agosto 2017

"Curvaturas" - Jeuroz'17

Antonin Artaud
1896 - Marsella - Francia

 

 

FRAGMENTOS DE UN DIARIO DEL INFIERNO

 

Ni mi grito ni mi fiebre me pertenecen. Esa desintegración de mis fuerzas segundas, de esos elementos disimulados del pensamiento y del alma, concebís acaso su constancia.

 

Ese algo que está a mitad de camino entre el color de mi atmósfera típica y la punta de mi realidad.

 

No necesito tanto de un alimento como de una especie de conciencia elemental.

Ese nudo de la vida al que se aferra la emisión del pensamiento.

Un nudo de asfixia central.

 

Posarme simplemente sobre una verdad clara, es decir, que queda sobre un solo filo.

 

 

 

Enfrentar la metafísica que he elaborado para mí en función de esa nada que llevo conmigo.

 

Ese dolor arraigado en mí como una cuña, en el centro de mi más pura realidad, en ese lugar de la sensibilidad en que los dos mundos del cuerpo y del espíritu se encuentran, me he enseñado a olvidarlos mediante una falsa sugestión.

En el espacio de ese minuto que dura la elucidación de una mentira, me fabrico un pensamiento de evasión, me lanzo sobre una falsa pista señalada por mi sangre. Cierro los ojos de mi inteligencia, y dejando hablar en mí lo informulado, me concedo la ilusión de un sistema cuyos términos me escaparían. Pero de este minuto de error me queda el sentimiento de haber arrebatado a lo desconocido algo real. Creo en los conjuros espontáneos. Sobre las rutas por las cuales me arrastra mi sangre no puede ser que yo no descubra un día una verdad.

 

 

MANIFIESTO EN LENGUAJE CLARO

 

...

 

Me entrego a la fiebre de los sueños, pero para extraer de ello nuevas leyes. Busco la multiplicación, la delicadeza, el ojo intelectual en el delirio, no el vaticinio azaroso. Existe un cuchillo del que no me olvido.

 

*

 

Pero es un cuchillo a mitad de camino de los sueños, y que mantengo dentro de mí mismo, al que no dejo acudir a la frontera de los sentidos claros.

 

*

 

NUEVA CARTA SOBRE MÍ MISMO

 

Querido...

 

 En este momento, ésta es una época inmunda para mí, pero por otra parte todas las épocas son repugnantes en el estado en que me encuentro. No te imaginas hasta qué punto puedo estar privado de ideas. Ni siquiera tengo las que podrían corresponder a mi carne, a mi estado de animal físico, sometido a las cosas y reflejándome en la multiplicidad de sus contactos.

 Y no hablemos del animal mental. Lo que admiro, aquello por lo cual conservo el apetito, es el animal inteligente que busca, pero que no busca buscar. El animal que vive.

 

 

He perdido el sentimiento del espíritu, de lo que es propiamente pensable, o lo pensable en mí se arremolina como un sistema absolutamente separado, y luego vuelve a su sombra. Y pronto lo sensible se apaga. Y se desliza como fragmentos  de pequeños pensamientos, como una iluminación descriptiva del mundo, ¡y qué mundo!

 Pero en medio de esta miseria innominable hay lugar para un orgullo, que también tiene como una faz de conciencia. Si se quiere, es el conocimiento por el vacío, una especie de grito rebajado y que en lugar de ascender desciende. Mi espíritu se abrió por el vientre, y precisamente por abajo amontona una ciencia oscura e intraducible, llena de marejadas subterráneas, de edificios cóncavos, de una agitación congelada. Que no tomen esto por imágenes. Esto querría ser la forma de un saber innominable. Pero para quien me considera, sólo reclamo el silencio, pero un silencio intelectual, si me atrevo a decir, y semejante a mi espera crispada.

 

 

 

 

 

 

 

***

BAILARÍN EN LA OSCURIDAD
Jeuroz'17

 

 

 

 

 

 

He escuchado más de una vez una lectura que se hace del texto de Freud   “Malestar en la Cultura”: se sostiene que la cultura está vinculada a la renuncia pulsional, pero dado que la renuncia pulsional alimenta al superyó, se produce la siguiente paradoja, a mayor cultura, mayor renuncia pulsional, entonces necesariamente la cultura llevaría al predominio del superyó cada vez más severo y cruel. Esto parece justificar muy bien el estado de cosas.

Sin duda es cierto que nuestra época arrastrada por el predominio del superyó parece ir en un in-crescendo en cuanto a los desastres que produce. Una fuerza autodestructiva desencadenada, que tanto Freud como Lacan situaron como el peor problema contemporáneo.
¿ Pero no hay en esa lectura del texto una conservación del concepto de lo evolutivo, ajena por completo al psicoanálisis? Freud no se cansa de decir que la evolución, como sentido común debe ser puesta en cuestión. Pensar que las restricciones de goce de los antiguos eran menores a las nuestras es una falsa ilusión. Las restricciones respecto del goce construyen el ordenamiento de la cultura antigua. Estaban construidas sobre las prohibiciones de aquellas cosas que hoy predominan en nuestra época. Predominan porque las instituciones del Estado contemporáneo están construidas justamente al modo del superyó, que tras la hipocresía de la ley lo que propone es gozar. Si la renuncia al goce alimenta al superyó es porque no hay ninguna renuncia.

 

 

 

continúa...

 

Superyó y renuncia pulsional
por Eleonora D'Alvia

 

 

(...)

 

 

Poesía y humor

 


La poética aparece como la vía privilegiada de moler al S1 puesto que apunta a burlarlo entremezclándolo con otros significantes del lenguaje. El humor va en la misma vía, como elaboración del goce masoquista, puesto que bifurca los andariveles libidinales impidiendo que todo quede en eso.
(6) Poesía y humor, no hablan del ser, a diferencia de la filosofía en su sentido clásico que es discurso del Amo, en tanto la primera metaforiza y crea lo dado situando “una forma especial de relación con la realidad” (7) y, el segundo, reclama una distancia que va de la perspectiva de rana a la mirada de águila, empequeñeciendo exageraciones infantiles (regresivas, es decir, debilitantes). Poesía y humor son modos elevados donde la voluntad de poder ejerce su primacía. La filosofía en su posición clásica, especialmente dual (por cuanto escinde Tierra de post-mundo), es degeneración de la voluntad y del Selbst, al igual que la Religión, prometedora de un más allá inexistente.

 

El sujeto del psicoanálisis, es ocaso. En la escena, el soporte mismo o la profunda ventana que posibilita la circunstancia de devenires. El sujeto es un topos inaprehensible por la voluntad de saber del psiquiatra, del médico, del policía, del político o del sabio célebre. Es un atopos, entonces, que subvierte la espesa inercia de los discursos instituidos, posibilitando la emergencia del otro-sentido y la aparición de nuevos horizontes. Por eso, un sujeto crítico es un sujeto desasido del sentimiento empático habitual, presentificándose como inusualidad manifiesta o formación del inconsciente. La alucinación quizá sea el paradigma del sujeto rechazado, que retorna con toda la virulencia de lo que no se puede prescribir. Las vertientes analítica, poética o artística, apuntan a un semejante más allá del principio de realidad, pero por un sesgo ni mortificante, ni agónico. Un sesgo temperado por el que acceder al envés de la realidad instituida.

 

 

(...)

 

 

 

continúa...

 

Psicoanálisis y pensamiento crítico 
por Luis Langelotti
Ricardo Rojas Ayrala: sus respuestas y poemas
Entrevista realizada por Rolando Revagliatti

 

 

     1 - “El artista es un trabajador” se titula un Manifiesto de tu autoría que inicia una veintena de párrafos así: “Sabemos al artista un trabajador…”

 

          RRA — Es un manifiesto sobre el artista como trabajador, un hacedor que rechaza las viejas formas heredadas con su práctica y sabe que todo el arte es, fue y será hecho por el pueblo. Que no existe esa diferencia interesada entre la cultura popular y la Cultura, con mayúsculas, más que como una impostura y un fraude articulado por los que nos dominan, nos atropellan y nos sojuzgan. Todos tenemos algo que decir, único, maravilloso, trascendente, que si no lo decimos se pierde para siempre y nadie más en el mundo lo dirá. Sencillamente eso. Los invito a leer el manifiesto para que saquen sus propias conclusiones en el link:  http://www.lapurpuradetiro.com.ar/index.php/manifiesto. Yo creo que el escritor es un sujeto político, un trabajador que debe participar activamente en su tiempo, en su sociedad, en el lugar que le toca como intelectual, como ciudadano y como trabajador. Un actor principal de su tiempo que cuenta, a su favor, con una herramienta terrible y poderosa: la palabra. No hablo, sólo, de filiación política sino de intervención social, de participación efectiva, que cuestione el estado de las cosas pero que proponga, que movilice, que actúe, que articule. Quien no participa de su tiempo, quien prescinde, quien se dice neutral, apolítico, escoge el partido de los que nos oprimen. Ya lo decía el gran poeta cubano José Martí [1853-1895]: “Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra”. Hay una desigualdad notoria e insoportable en nuestras sociedades latinoamericanas que requiere una urgente participación transformadora de todos, de los escritores en primera fila, para construir colectivos justos, libres, fraternales, soberanos, donde todos los hombres y todas las mujeres valgan por lo que son y no por lo que tienen.

 

 

 

 

*

 

 

 

CANTA UN CISNE DE VALDIVIA

 

 

 

“Y esa cabeza que se dobla para escuchar

                                                              un murmullo en la eternidad…”

Vicente Huidobro

 

 

 

Soy el último.

 

¿Qué otro privilegio

es más tonto

que éste?

 

Todos los míos han muerto

de hambre,

o no sé qué,

en el frío espejo

de este río contaminado.

 

No puedo sostener

mi cabeza

fuera del agua.

 

Sólo la aurora

nos extrañará

de algún modo.

 

 

 

                           (De “Argumentos para disuadir a una jauría y otros usos civiles”)

 

 

 

ver más...

 

 

 

Gladys Cepeda
Buenos Aires, Argentina

 

S.A.L.P. por Gladys Cepeda, con la participación especial del Dr. Clock, Perfomance poética, "...Una es uno pero presiente varios y su circunstancia de ser subsiguiente: como puntos interminables hacia la nadauna grita en las niñas de los ojos de los otrosse describecomo se entrecruza la fuerza de los ciclos en el mundo tangible pluralizadomasticado por losE S P E J O S ..." Viernes 17 de Marzo En Moreno 1623, CABA, en la Sede Congreso de la Universidad Nacional de La Matanza.

 


Espejos

 

la mujer desapega su linea curvada

escribe su sol  cayendo en lo perpendicular

 destierro

Un abrir de parpados

es-pe-jos le dan el rostro desconocido

 

es-pe-jos

que va deshilachando

  el remiendo de su vida

hay insinuacion entrecortada  entrecortada entrecortada

una - uno

circunstancia de ser subsiguiente a la sombra viril

una grito en los bordes  otredad  de ojos presentes

 una gota deslizada por la palma de las uñas y el horizonte de las manos

entrecruza la fuerza de los tiempos

en su mundo instransferible de los objetos

bajo sus costuras de lunas

se van pariendo fisuras de atomos

ilegalidad eyectada en el  ultrajado desierto de las palabras

con uno de los giros con los que intenta  mover sus cuerdas  en relojes de arena

caen gra nos caen par ti culas  que arrastra el olvido

gestos detenidos en algunas sospechas

se provoca ser mixto entre la fragilidad y la contienda

se mantiene erguido en las siluetas sombras

yaciendo en los confines algunas alternancias

en los opuestos

ella aprende el verbo aprehender

origen y fin

 

(...)

 

 

 

continúa...

 

 

...errrancia fecunda
por Juan Eugenio Rodríguez

 

 

 

...errancia fecunda

decir

palabra

cada vez


Jeuroz 2007

 

 

Ubicándome en la discusión sobre capitalismo y sujeto del deseo inconsciente, sobre la diferencia entre goce y deseo, quiero desarrollar algunas ideas que vengo investigando. Se trata de la exposición de un fragmento de estas ideas que formaran parte de un ulterior desarrollo.

A continuación voy a abordar el modelo freudiano de las pulsiones, el modelo freudiano del goce.

En “Consideraciones de actualidad sobre la guerra y la muerte” del año 1915, Freud se refiere a la miseria anímica que aqueja a los no combatientes y dice que de los factores responsables de esa miseria quiere destacar dos: la decepción (resignación) y el cambio de posición ante la muerte. Inmediatamente señala que quienes son los responsables directos del desencadenamiento de la guerra son los que se consideran la cumbre de la cultura mundial, el “mundo” más civilizado, incluso la ciencia contribuye activamente en producir armas para destruir al otro. La guerra no es otra cosa que un producto de la cultura, la que podemos ya nombrar como cultura de la mortificación o cultura de las neurosis actuales. Aquí la cultura se desencadena como pulsión de muerte y genera una de la obras más emblemáticas de la cultura de la mortificación, a saber, el campo de concentración. Este texto nos sirve de antecedente para pensar el concepto de mortificación. Otro texto escrito durante la primera guerra mundial es “Duelo y melancolía”.

 

 

 

 

continúa...

 

 

Ana Romano
1944, Córdoba, Argentina

 

 

 

 

 

 

VARIACIONES

 

¿Qué cambia

si escala la fortaleza?

 

¿Qué queda

donde rige lo aciago?

 

Propongo

o no propongo

mendrugos

al costado.

 

 

 

 

VEAMOS


Veamos

qué acontece

enrolada

en la maternidad

Instantáneas

guarecidas en los hollejos

despuntan motines

 

¿Y dónde acunan

las voces

cuando timbrean?

 

Yuxtapuesta

la estocada

sospecha

Y orgasmos

profetizó

 

¿Quién enjauló

al incesto?

 

 

 

 

VERECUNDIA

 

El pavoneo

quebranta

el choque

estigmatiza

y desenfunda

torniquetes

 

Arponeados

vientres

exorcizan

el oráculo

y rebobinan

el maleficio

 

La noche de los cuerpos languidece

y es la quietud.

 

 

 

 

VESTIGIOS DE UN BÚCARO

 

Vigilo sombras echada en la silla

La muerte encuentra sentido y se desliza

matizando la pluma

que me guía cuando escribo

y evoco.

 

 

 

 

VIÑETA

 

Malgasta

la insana

sus preferencias

de fármaco-migrante:

 

empolla

la pandemia.

 

 

 

 

ANA ROMANO

1944, Ciudad de Córdoba, Argentina

 

 

 

 

 

 

 

Ulises Varsovia
1949, Valparaíso, Chile.

 

 

DOSIS DE VALOR

 

Una buena dosis de valor

al inicio de este año errante

entre los años del destierro,

amenazante con sus meses

arrancados de la liturgia

de la nomenclatura pagana.

 

Quizás sobrevivamos, quizás

llevemos a término los días,

o quizás tampoco alcancemos

a trepar los últimos peldaños,

y quedemos a medio camino

entre el impulso de la voluntad

y los prerrequisitos del salto,

poblados de ojos venenosos

y cláusulas irreductibles.

 

Pero empezar, en fin, armarnos

de valor en el lecho conyugal,

y ejecutar el primer paso

burlando las orientaciones,

apretando en la mano derecha

el amuleto de los ancestros,

y con la izquierda bajar los párpados

y cruzar el túnel sollozando.

 

Quizás sobrevivamos, quizás

tengan piedad los dioses ceñudos,

y en el curso de los litigios

equivoquen los distractores

su oficio de malos designios,

de modo tal que en el aire

quede la segur suspendida

sobre nuestras nobles cabezas,

y marchemos a paso lento

con nuestro destino humano

por entre lobos y mastines.

 

 

 

BAJO SAGITARIO

 

 

Ya numeroso de edad,

lejos de mí y de cualquier parte

en el azar de las esferas,

y bajo Sagitario, según la Elíptica,

resistiendo en las serranías

de un país a sangre y fuego

en la cartografía de las razas,

 

detente un minuto en ti mismo,

pastor de indóciles vocablos,

y arráncate a sacudones

el tú que dormido en la hipnosis

de tu psiquis obnubilada.

 

Fuera las agujas del frío

clavándose armoniosamente

en la contienda del aire,

y dentro el animal humano

con un crucifijo hebreo

rezumante de sangre fresca,

y la imagen de Nuestro Señor

mirándole desde el espejo.

 

Tal vez el idioma alimento,

pasto de vocablos díscolos

invitando a la insurrección,

y cuando el pastor abúlico

reunido con su rebaño

en el eje de los domicilios,

 

entonces diáspora del juicio,

y ya numeroso en edad,

en la Elíptica de Sagitario,

¿hacia qué punto en fuga volver

en la rotación de las esferas?

 

 

IMPRECISO

 

 

Impreciso de color ensueño

con todas sus letras dispersas,

rebosante de sólido misterio

en el entrecruce de las cábalas,

 

bardo, apaga tu vieja cítara

en la cueva de las apariciones,

y míralos avecinarse

desde lo profundo de los sueños,

míralos tomar forma y contorno

sin delatar su identidad

en tránsito por las máscaras.

 

Volátiles seres de la hora vesperal,

quien quiera que seáis, o estéis,

o no seáis, ni estéis, ni existáis

en la presunción de los no-videntes,

 

llamadla desde vuestra entelequia,

llamadla desde vuestros númenes

invisibles revoloteando,

desde vuestras dispersas entidades.

 

Bardo apagará su cítara

en la mudez de los destinatarios,

y los verá acercarse, acercarse

hasta casi tocar la realidad,

hasta casi adivinar sus rasgos,

 

y ella prófuga por lo transitorio,

prófuga por máscaras y ensueños.

 

 

 

 

ULISES VARSOVIA

1949, Valparaíso, Chile.

De su libro "Antología esencial II"

 

 

 

 

 

 Programa de la obra EL CAPATAZ Hacia los costados del silencio* Obra poético-plástica Sobre textos del Conde de Lautréamont, Antonin Artaud y Eleonora D'Alvia El Capataz es la métafora de un fantasma que tiene sus raíces en la América colonizada. El Capataz aparece en diferentes fiestas y ritos, en una mezcla de lo mítico y lo religioso. Un fantasma cultural que se expresa en el encuentro con los otros. Las voces de los poetas atraviesan el tiempo y el espacio con su decir para proponernos otra manera de vivir. Este contrapunto, que no deja de ser una conversación, es lo que se da entre el Cónde de Lautréamont, Antonin Artaud y Eleonora D'Alvia. Un encuentro con la poesía en acto. "Abandonen las cavernas del ser. Vengan. 
El espíritu sopla fuera del espíritu. 
Es tiempo de abandonar sus moradas. 
Cedan al omnipensamiento. 
Lo Maravilloso está en la raíz del espíritu"

Antonin Artaud GUIÓN: Eleonora D'Alvia y Juan Eugenio Rodríguez Sobre una idea original de Juan Eugenio Rodríguez DIRECCIÓN: Eleonora D'Alvia ELENCO La Voz de Artaud: Patricia Masarotto Vocero: Luis Langelotti Vocera: Fernanda Ricciardi El Corifeo: Víctor Hugo Ibáñez Coro: Flora Menegatti El Capataz: Juan Eugenio Rodríguez Calaverita 1: Marcela Cabral Calaverita 2: Romina Campos Manifestante: Eleonora D'Alvia SONIDO E ILUMINACIÓN Robbie Ramos Group VESTUARIO Y ESCENOGRAFÍA Juan Eugenio Rodríguez y Eleonora D'Alvia MÚSICA Selección y edición: Juan Eugenio Rodríguez PRODUCCIÓN GENERAL Fuegos del Sur, psicoanálisis en movimiento * en ocasión de la presentación del libro “Hacia los costados del silencio” de Eleonora D'Alvia.
Editorial


ASÍ HABLABA CAÑUQUEO*

 

por Fernando Ulloa

 

 Aquella única vez que hablé con Cañuqueo, un viejo balsero del Colloncurá, le pregunté más o menos: “¿Usted guarda la religión de los antiguos de antes?”.

 Me impresionó la figura, a la vez expresiva y reservada, de aquel abuelo añoso a quien en ese momento Oscar Sturzenegger, que me lo había presentado, le proponía volver a activar, circunstancialmente, la balsa donde envejeció cruzando el río.

 “Los antiguos de antes” es un modismo regional, no muy frecuente, con que suele aludirse a los abuelos míticos de la tradición.

 Cañuqueo afirmó que sí guardaba su religión. Esto me animó insistir acerca de qué era esa religión y si la enseñaba a sus hijos: “La  religión es la lengua”, dijo, escueta y nítidamente, para luego murmurar: “La paso a mis nietos cuando puedo..., señor...”.

 No supe mucho más de él, pero he recordado su respuesta -sin duda singular- en distintas ocasiones. Ésta es una de ellas.

 ¿De qué otra cosa podía hablar esa lengua, asumida con convicción religiosa, que de la memoria histórica del pueblo mapuche, atravesada por las tragedias del genocidio, el despojo y la miseria?

 Aún cuando sólo evocara las costumbres cotidianas y los valores míticos de los antiguos de antes, bastaría para denunciar, con sólo eso, la supresión criminal que en nombre de la civilización, seguramente ya occidental y cristiana, se hizo de ese pueblo y de los propios valores humanísticos falsamente invocados. ¿Cómo no advertir en el vacilante “...señor...” con que Cañuqueo remató su frase, el reproche a quienes se habían enseñoreado despiadadamente de su raza?

 Ignoro si Cañuqueo discurría o no sobre todo esto, aunque es posible que a su manera lo pensara y con mayores títulos que los míos, pero la fuerza de su respuesta resaltaba los contornos del sujeto ético, imponiendo memoria como quien impone justicia y hasta con la inesperada eficacia de la condensación poética. Respuesta que me hace evocar la conocida sentencia de una mujer mapuche, que ante las promesas electorales de un embaucador de turno, supo responder: “No quieran darnos una mano, sáquennos las manos de encima”. Aquí, una actitud combativa y frontal; allá, el valor de la obstinada resistencia, que desde ancianas fuerzas intenta fundar memoria: “La paso a mis nietos... cuando puedo”.

 También ignoro las verdaderas razones de Cañuqueo, pero pienso que en función presente de  un antiguo de antes, función de abuelo, intentaba transmitir a sus nietos aquello que los padres, ya sea porque debieron sostener legítimamente lo nuevo, por el desánimo de la desesperanza, o tal vez por ausencia forzada, no pudieron presentar a sus hijos. Entonces la responsabilidad de la historia suele ser trabajo de Cañuqueos.

 Todo esto transcurría hace años y en un remoto escenario patagónico, tan marginado del porteño donde para bien o para mal muchas veces se hegemoniza la historia; la Plaza de Mayo, escenario de cabildos abiertos, de los imaginarios paraguas escolares de 1810, que protegían al pueblo de la lluvia, pero no del criminal bombardeo del '55. Plaza de las palomas y los halcones, de los balcones y los discursos verdaderos y mentirosos, pero fundamentalmente hoy, y en estas líneas, Plaza de las Madres y las Abuelas. Las Abuelas y sus ya quince años.

 ¿Por dónde andarán tantos nietos robados, quinceañando sus “cumples”? ¡Qué tristeza, tan lejos! Ojalá, si por acaso, muchacha o muchacho, te llegan estas líneas, recibas el mensaje de Cañuqueo y entreveas la tozuda heroicidad de estas abuelas, entre las que quizás esté la tuya, empeñadas en acompañarte, aunque vivas en las sombras.

 Ojalá te alcance la religión de su lengua que predica verdades tan ignoradas por la Catedral y la Rosada. Ojalá te lleguen noticias de encuentro. Tú y ellas se lo merecen. Pero no dudes que la historia de la gesta, de estas ya por siempre antiguas de antes, arribará a su tiempo a los hijos de tus hijos.

 Como Cañuqueo, el balsero, las Abuelas y las Madres, también sabrán envejecer cruzando los ríos de la desmemoria.

 

 

*Palabras de Fernando Ulloa en ocasión de las Jornadas realizadas por los quince años del Organismo de Derechos Humanos “Abuelas de Plaza de Mayo”

 

 

Por la aparición con vida de Santiago Maldonado.

 

 

Fuegos del Sur

Psicoanálisis en movimiento

 

Delmira Agustini 1886 - Montevideo, Uruguay

 

REBELIÓN

 

 

 

La rima es el tirano empurpurado
Es el estigma del esclavo, el grillo
Que acongoja la marcha de la Idea.
No aleguéis que es de oro! El Pensamiento
No se esclaviza a un vil cascabeleo!
Ha de ser libre de escalar las cumbres
Entero como un dios, la crin revuelta.
La frente al sol, al viento. Acaso importa
Que adorne el ala lo que oprime el vuelo?

 

 

 

Él es por sí, por su divina esencia,
Música, luz, color, fuerza, belleza!
¿A qué el carmín, los perfumados pomos?...
¿Por qué ceñir sus manos enguantadas
A herir teclados y brindar bombones
Si libres pueden cosechar estrellas,
Desviar montañas, empuñar los rayos?
¡Si la cruz de sus brazos redentores
Abarca el mundo y acaricia el cielo!
Y la Belleza sufre y se subleva...
¡Si es herir a la diosa en pleno pecho
Mermar el torso divinal de Apolo
Para ajustarlo a ínfima librea!

 

 

DELMIRA AGUSTINI

1886 - Montevideo, Uruguay

 

 

PERRO SOLSTICIO

 

 

PERRO SOLSTICIO

 

 

11

 

 

El osario de los álamos, el viento ronco del sur

en los párpados, un paisaje de modos virales,

la sucesión de los días en un escenario vacío,

las cabezas parlantes y su erotismo de plasma

pringoso de kerosén, la enumeración

de los lugares comunes donde se tejen los agujeritos

de enamoramientos fugaces, vos durmiendo

en las acequias de las rutinas del capital,

la vida yéndose en cristalitos de frases

cada vez más breves, cada vez más huecas

de lo humano, el carajo donde el superhombre

llora su eterno fracaso, y todos los desplazamientos

haciéndonos los animales, haciéndonos la máquina,

tu paladar en otro esperma, y las retinas agotadas

en las prácticas del reptil, discursos de la sangre fría

en los célibes y los borrachos que mueren bajo el puente;

entonces, enumera, enumera cada cosa,

nombra el mundo que desespera al amo.

 

 

 

 

12

 

 

Extraer el poema de tu carne hermética,

-morderte el alma hasta que sangre un verso-

y exiliarlo en la tierra yerma:

en las horas endurecidas por las cesuras

en el ningún lugar de las rutinas

en un álbum de Coleman del '60

en las penurias sobrevaluadas

en las lluvias cortas donde nos decidimos nulos.

 

De manera que el poema se travista

y sea un licor de diablitos tropicales

humeando una lírica impensable,

sea lo que la palabra dice en su negarse

o en la rabia de la rosa que ya no es la rosa

o en la expectación de la fiera acorralada.

 

En ese modo del despellejamiento y el éxtasis

hay el tajo en lo real,

y allí esperan los que vienen con el poema

como roca en la pendiente,

también las negras panteras del sueño

donde las palabras al fin se donan un rostro

y resignan el sentido.

 

La extracción será el modelo de lo que lo humano

sustrae del orden,

tal vez aquello que en la sustracción

provoca el mundo.

 

 

 

JORGE ALEGRET
Mar del Plata, Argentina
De su libro "Perro Solsticio"

 

 

Jorge Alegret Mar del Plata, Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“PROOF”

 

 

Absorbidos por su cámara

los apuntados por su cámara

revelados

éramos descriptos

ya desligados de su cámara

 

Asediados por detalles

lucíamos como perros

flores y personas.

 

 

 

“PROOF” (“LA PRUEBA”) de Jocelyn Moorhouse.

 

 

 

 

“THE GOLD RUSH”

 

 

 

Quimera medida en clavitos que saben

a espinas de pejerrey al roquefort

 

La exploración

de una quimera

 

A un placer consagratorio

placeres adjuntos

 

La quimera de la satisfacción

la quimera de la satisfacción del hambre

oro y saciedad

 

 

La quimera del Trópico

 

 

 

 

 

 

Quimera medida en cordones de un zapato

 [del Vagabundo

 

que saben a mostacholes bombásticos con

 [salsa scarparo.

 

 

 

“THE GOLD RUSH” (“LA QUIMERA DEL ORO”) de

Charles Chaplin

 

 

 

 

 

Súper ocho

Acciones simples:

Robert Redford simula sostener una pared

 [surcada por hormigas

José Wilker simula entrar por la puerta de

 [calle

Toshiro Mifune simula saltar por una ventana

 [ovalada

Lautaro Murúa simula esconderse debajo de

 [una alfombra raída

Max Von Sydow simula probar los endebles

 [sillones

Arturo de Córdoba simula espiar a través de

 [una Trabex

Ugo Tognazzi simula silbar en la amplia cocina

Enrique Serrano simula condimentar zapallitos

 [rellenos con arroz

Jean Paul Belmondo simula abrir

 [cuidadosamente el botiquín

Ubaldo Martínez simula secar los deslucidos

 [azulejos

Laurence Olivier simula barrer el garaje

José Sacristán simula rezar contrito en el jardín

Klaus María Brandawer simula dormir en la

 [azotea

al concluir la larga morosa intrusiva última

 [toma

de mi último moroso simulado más logrado

 [filme de paso reducido.

 

 

 

 

ROLANDO REVAGLIATTI
1945, Buenos Aires, Argentina
De su libro "Trompifai"

 

 

 

 

Info:

 

Se encuentra disponible gratuitamente para ser leída, impresa o incorporada a bibliotecas virtuales, Sitios, blogs, etc., sin previa autorización, la segunda edición electrónica (corregida) en PDF del poemario "Trompifai" de Rolando Revagliatti. El diseño integral y la diagramación es de Patricia L. Boero.

 

 

http://www.revagliatti.com/2017/TROMPIFAI-final.pdf

 

 

 

Rolando Revagliatti
1945, Buenos Aires, Argentina

 

¿BAJO LA LUZ DE QUÉ?

 

 

¿Bajo la luz de qué?

¿Bajo qué sol?

¿Bajo la voz de qué?

 

¿Bajo qué cielo vamos,

en qué tierra,

en el aire de qué?

 

¿Bajo qué pie caímos?

bajo cuál?

¿Bajo el árbol de qué?

 

¿Bajo qué resonamos?

¿Bajo quién?

¿A la sombra de qué?

 

 

 

RODOLFO ALONSO
Buenos Aires, Argentina

 

Francisco Romano Pérez
Ledesma, Jujuy, Argentina.


 

Me soñé perdido en un camino sin fin.
Al despertar,  no pude encontrar ni siquiera,
mi sombra.

 

*

 

arrastro tu silencio
y mi sombra comienza a abandonarme

 

*

 

 Amor, dijo.
La sed lo turbó hasta el del dolor y el silencio lo
atravesó hasta la pena.

 

*

       no es casual  /  en la desolación del desencuentro
       atravesaste la luz  /  después

      la metamorfosis del sueño

 

*

 

Deshabitado de mí, emprendí la busca
de los sueños. Interminables jornadas.
Soñé que nada había perdido.
Y con la ausencia, inventamos, tantos sueños…!

 

 

 

FRANCISCO ROMANO PÉREZ
Ledesma, Jujuy, Argentina.




 

 

 

 

LA RECLUSA DEL VERBO
Jeuroz'17
Poeta del cine
por Juan Eugenio Rodríguez

 

 

 

Cada vez que encuentro un poeta, encuentro su poesía. Recuerdo las palabras de Pier Paolo Pasolini para referirse a su cine, como cine de poesía. La poesía no tiene género. Isidore canta la poesía que no es. No hay categorías. Es la poesía la que habla, no el autor. Hecha su obra, no se queda con ella. No se queda con ella, pero tampoco se ausenta de ella.

 

Su vacío es su eficacia.

 

Nunca se colma.

 

David Lynch despliega su poesía, se mete en los intersticios de la cultura y los recorre a través de diferentes vasos comunicantes para relucir sueños fulgurantes sentenciando “vivimos en un sueño”

 

Asesinaron a Laura, comienza el sueño.

 

Cooper va hasta el ombligo del sueño como quien tiene amor por la verdad.

 

La poesía tiene tantas manifestaciones, sin embargo, no es ninguna de ellas. Las categorías las intenta imponer el saber académico. Su forzamiento no alcanza,  lo buscado no corresponde a lo encontrado.

 

El asesino no era uno.

 

¿Quiénes asesinaron a Laura?  Vivir morir nuestro sueño sin alcanzar la mano de Laura. De no alcanzarla.

 

Incesantes sombras espectrales “El rechazo de lo femenino” como un intento de repudio del sujeto del sueño.

 

Y la poesía una vez más nos alcanza

 

nos rescata en la caída.

 

 

 

 

*Este es un  pequeño homenaje a Twin Peaks y a Laura Palmer.

 

 

 

 

Juan Eugenio Rodríguez

Septiembre 2017

 

 

 

 

 

 

 

 Amigos luego de todo un año he publicado la 2° antología de la revista LAK-BERNA


En la misma pueden encontrar a los poetas,escritores ,pintores y dibujantes que han participado en la revista durante el año 2016

y tambien encontraran el recuerdo de dos grandes y estimados el poeta Wenceslao Maldonado y Alberto Ramponelli


Dirección ,selección y diseño Gladys Cepeda


Diseño de tapas e ilustraciones y edición Carolina Grillo

 

 

 

 

 

PESCA DEL DÍA

 

 

ENAMORAR?

 

Enamorar a los conquistadores,

seducirlos con la singularidad de nuestra belleza

                             bienhechora y maldita.

Enamorarlos?

Pero si es lo que rechazan como la luz.

 

 

 

 

OTRA VEZ

 

Estamos tristes, estamos grandes y estamos tristes.

Pero también la rebeldía y la esperanza.

 

Otra vez en la trinchera.

Otra vez en alta mar.

 

 

 

 

ELEONORA D'ALVIA

Buenos Aires, Argentina

 

 

 

 

 

Eleonora D'Alvia
Buenos Aires, Argentina
Víctor Hugo Ibañez
(1966) Salta

 

 

SUEÑOS ROBADOS

 

Latinoamérica duerme soñando ilusiones

mudo el diablo perverso

roba la curiosidad

empuja el alma desnuda

a merced del placer.

 

 

 

 

 

TECNOCIENCIA

 

El muro en la redes sociales,

 

cortinas, rejas,

 

alambrados y cercos.

Individualismo y

realidades virtuales

 

Todo esto y me dio la tecnociencia.

Puras murallas

y más…

 

Distancia entra vos y yo

y de mi mismo.

 

 

 

 

POR VOS

 

Hoy por hoy, deconstruir, destituir

tantos ideales construidos

tanta verdades absolutas.

 

Un hueco, un lugar

para el encuentro con el otro,

el otro también es importante.

 

 

 

 

GANAR

 

Ganar, ganar...

Todos quieren ganar.

 

con esto del "Hay equipo" nadie quiere perder.

Finalmente perderemos todos.

 

 

 

 

 

LA LENGUA

 

La rudeza de mi lengua

critica la falta en los otros.

Tan pronto mi voz la suelta

me arrepiento.

 

Eolo lo entrega en los oídos

y es a mí a quien interpela

lo enmohecido de mis letras.

 

 

 

 

UNA PEQUEÑA CAQUITA

 

Te vi fregar lo ajeno

comer del cuenco roto

vivir de prestado.

 

Cuánto dolor, madre

quise ser tu pequeño hombrecito

tu pequeña caquita

tu soretito

perfecto

como el que vos querías.

 

 

 

 

 

VÍCTOR HUGO IBAÑEZ
(1966) Salta

 

 

 

 

Página actualizada: Octubre 2017

Página web: www.fuegos-delsur.com.ar / Correo: fuegosdelsur@gmail.com

©Fuegos del Sur, psicoanálisis en movimiento. Buenos Aires. República Argentina.